Camino a la Guerra Civil

*** Advertencia: puede contener información del desenlace de la historia ***

Capitán América: Guerra Civil causó furor entre los fans desde que fue anunciada. Para quienes no están familiarizados con los comics, el título Civil War no significaba gran cosa, hasta que liberaron el primer teaser trailer y comenzó la expectativa; ver enfrentados a Steve Rogers y Tony Stark, Los Vengadores divididos y la inclusión de personajes de otras sagas, sin duda despertaba curiosidad. Conforme se fueron dando más avances se iba definiendo quien estaba de cada lado y se aclaraban las razones del conflicto; pero todo eso quedó corto cuando al final del último adelanto apareció Spiderman arrebatando su escudo al Capi, y desató la locura: ya nadie podía esperar.

Fui de los primeros. Enloquecí cuando leí que la próxima película de Capitán América se llamaría Guerra Civil, y lo hice con una mezcla de gusto y preocupación; porque en el comic, la guerra civil no es un evento exclusivo del Capitán América, sino un suceso que abarca a todo el universo Marvel: desde el personaje más soso hasta al mismísimo Hulk, todos se ven trastornados por el conflicto. El que sea llevado a la pantalla grande significa que podremos disfrutar de la historia una vez más y de manera distinta, pero hay que ser conscientes de que recrear la saga sería prácticamente imposible, antes de salir con inconformidades.

He allí que mi objetivo no es empezar a comparar la película con el comic, sino dar una perspectiva de la magnitud del evento a quienes aún no están familiarizados, y son seguidores de estos filmes, de lo importante va a ser Capitán América: Guerra Civil; además de compartir un poco la emoción que sentimos quienes gozamos el comic y ahora ansiamos verlo en el cine.

 

¿De qué lado estás?

El plot no es muy descabellado:

Luego de un desafortunado accidente, el gobierno de los Estados Unidos considera que los superhumanos son demasiado peligrosos para trabajar sin supervisión, así que decide legislarlos. Les ofrece entrenamiento, seguro médico, vacaciones y plan de pensión, pero a cambio, el vigilante deberá registrarse con su verdadera identidad, tramitar un carnet que lo acredite como superhéroe y pasar a ser un agente más que responde a su país: la clase de cosas que hacen los norteamericanos. Como el visionario que es, Tony Stark entiende que legalizar héroes no sólo es un proceso acorde a la actualidad, sino inevitable, por lo que decide encabezar el movimiento a favor del registro porque, de todas formas, nadie puede hacerlo mejor que él. Sin embargo, no todos acogen la idea con el mismo entusiasmo, y creen que la identidad secreta es su derecho a la privacidad, luego está el detalle de convertirse en empleado de un gobierno que no tardará mucho en decirle quienes son los villanos, empezando por aquellos que se rehúsen a obedecer la ley y registrarse; ciertamente, un atentado contra la libertad, y el Capitán América es muy sensible en ese sentido.

Por la razón que sea, cada enmascarado va eligiendo la causa a defender y se apiña entorno a su líder. Los bandos están dispuestos: no hay buenos o malos, sólo personas defendiendo sus creencias.

 

Escalada a la guerra

Para una mejor comprensión del fenómeno que se avecina hay que señalar la extensión de la saga. Si bien, Civil War sólo consta de siete volúmenes, afectó la historia de todos los personajes del universo Marvel, y con eso me refiero a que al menos tres o cuatro números de cada serie individual fueron dedicados al papel que dicho personaje desempeñó en la guerra, en algunos casos fueron mucho más. También dio pie a series complementarias que terminaron siendo igual de interesantes que la principal, así como a muchos volúmenes especiales sobre la descripción de los héroes y sus afiliaciones. Otro efecto del evento es que refrescó algunas franquicias que parecían estancadas y creó algunas nuevas.

La saga completa está dividida en tres etapas, a continuación incluyo una lista de su composición con una breve descripción de cada serie:

 Road to Civil War: Es el preámbulo al conflicto y no tiene un volumen en particular, sino que esta encajado en otras series como tema principal, incluyendo entregas de Hulk, SheHulk, New X-Men, Black Panther, Daredevil; y destacan los que ya están etiquetados como Road to Civil War: New Avengers: Illuminati, The Amazing Spiderman y Fantastic Four, dando un total de 12 números.

 Civil War: Es en esta etapa donde se desarrolla el evento y por consiguiente, la más extensa. Sus principales series son las siguientes:

  • Civil War: consta de 7 volúmenes donde se describen los pormenores de la batalla y está centrada en Ironman y Captain America. Entre sus páginas se encuentra lo más épico de la saga.
  • Frontline: a través de 11 números vemos a dos reporteros desentrañar el móvil de las facciones enfrentadas. La mejor parte es conocer la historia de los involucrados en el inicio del conflicto, lo que la hace tan interesante como la entrega principal.
  • Fallen son: Marca el fin de la guerra y sus irremediables consecuencias. Lo componen 5 números, cada uno inspirado en una etapa de duelo.

La cifra final es de 107 revistas, incluyendo las series de cada superhéroes involucrado, así como los muchos números especiales que omití porque su lectura no es imperativa para comprender la historia. Siguiendo las series descritas en esta lista se puede disfrutar muy bien de la trama.

The Initiative: Da seguimiento a las secuelas de la Guerra Civil y los reacomodos en distintas escuadras como The Avengers, Thunderbolts y Omega Flight, también abarca la creación de The Order. En particular sólo cuenta un volumen, pero anexo a otras suma un total de 84 entregas.

 

Cuenta regresiva

Lo admito, yo sabía que Spiderman debía ser incluido en la película y aun así salté de emoción al verlo en los avances. Habrá quienes no estén satisfechos, porque siempre los hay, y darán un montón de argumentos cuestionando la fidelidad con la historia original, pero creo que esta breve semblanza ya ha dado las razones. No me sorprendería si la trama del filme queda en continuación, tal vez eso nos dé la oportunidad de ver la otra versión de los hechos, a lo mejor un Ironman: Guerra Civil. Hay material de sobra.

De las producciones de Marvel Studios, las de Capitán América son mis preferidas, a pesar de ser tan largas y estar repletas de ese característico patriotismo norteamericano, suelen tener el argumento más interesante y un mejor ritmo que combinan con la dosis precisa de acción; por eso es que tengo tan altas expectativas de este filme, y confío en que serán cumplidas cabalmente. Ya con los adelantos y una idea de lo que se viene, sólo nos resta esperar a que llegue el estreno.