13 Horas

Título original: 13 Hours: The Secret Soldiers of Benghazi (2016)
Director: Michael Bay
Escritores: Chuck Hogan (screenplay), Mitchell Zuckoff (libro)
Con: John Krasinski, Pablo Schreiber, James Badge Dale

Un hecho de la vida real contado con crudeza y maestría por  Michael Bay

13-hours1La anécdota es tan sencilla como tremenda, y basada en hechos reales, narra cómo un embajador estadounidense es asesinado durante un ataque de un grupo extremista contra un complejo de EE.UU. en Libia, y como un equipo de seguridad se esfuerza por salvar la situación a partir del caos, en una sociedad cuyos elementos culturales distan mucho de la realidad occidental y con las trabas que representan los conflictos políticos dejando de lado la acción inmediata y necesaria.

La verdad es que el tratamiento que ha hecho de ésta anécdota Michael Bay es muy propio, muy a su estilo, pero con un gran cuidado de no ser desmedido, sino presentar los hechos de la manera más realista posible, sin dejar de lado la espectacularidad a la que nos tiene acostumbrados.

De cierto modo ha sido respetuoso del hecho por la convivencia con los directamente involucrados, quienes estuvieron al tanto del trabajo de Bay y le asesoraron para contarlo de la manera más realista posible, aún cuando esto le agregara una crudeza tal que probablemente a algunos les será difícil de asimilar.

El trabajo de los actores está muy cuidado con respecto de no caer en el melodrama barato, sino bastante contenido y muy bien orquestado en cada momento y en cada situación, Kasinski y Badge Dale nos van dando elementos de sus personajes tridimensionales, profesionales, eficientes y familiares, mientras que los personajes que representan a los Libios se nos presentan bidimensionales, pero eso es parte del género, la historia importante es la de los soldados.

El trabajo de los efectos especiales es manejado de modo sumamente profesional y destacado, el elemento más importante es el sonido, la calidad de la película es indiscutible, la anécdota está muy bien contada. Vale mucho la oportunidad de ver un trabajo de esa magnitud.

Muy recomendable para la gente que le gusta la espectacularidad, un trabajo muy interesante, una anécdota para discutir desde diferentes planos, desde lo políticamente correcto hasta la fallida intervención de los Estados Unidos en la sociedad de un pueblo muy distante en ideología y condiciones sociales y económicas.